Monogamia VS Poligamia

Dejando a un lado el Hype del Clickbait del título, en mi primera entrada en el blog me gustaría hablar sobre las dos corrientes que yo encuentro a la hora de trabajar con metodologías ágiles, la monogamia y la poligamia. Y para entender mejor qué significan estas dos palabras tan presentes hoy en día, vamos a empezar entendiendo el significado de cada una de ellas y adaptándolas al contexto que nosotros necesitamos para comprender estos dos tipos de corrientes.

MONOGAMIA: (del griego mónos, ‘uno’, y gamos, ‘unión’), puede ser definida como aquella forma de relación o costumbre de una determinada persona de establecerse con una SOLA pareja, rechazando desarrollar la misma clase de unión o las mismas acciones con otras personas.

Y ahora traduzcamos este significado al tema que nos concierne. En el ámbito del uso de las metodologías ágiles, una empresa monógama sería aquella que solo usa una metodología en su día a día y hace todo aquello que viene establecido se adapte o no a la organización. En estos casos la empresa se adaptaría a la metodología.

POLIGAMIA: (del griego «Polis» que significa «Muchos» y «Gamos» referente a «Unión”), es un tipo de relación en la cual se permite a una persona estar con VARIOS individuos al mismo tiempo.

Y haciendo el símil a nuestro objetivo, se podría decir de aquella compañia que usa una metodología como base y va cogiendo de otras los procesos que más les interesan, haciendo un mix que se adapta a la empresa y a lo que mejor le beneficia en la gestión de los proyectos. En estos casos la empresa adapta la metodología a la organización.

Y una vez explicadas cada palabra en el ámbito del uso de las metodologías ágiles, nos será más sencillo entender las dos corrientes que yo encuentro.

Desde que se puso de moda la transformación digital, y si, digo moda, porque para llevar a cabo una transformación digital en una empresa hay que entender que no es un cambio al uso, sino más bién una forma de entender la gestión del trabajo y para eso hay estar predispuesto al cambio desde la caballeria de la compañía hasta el soldado raso, es un cambio transversal, de cultura. Y es en ese momento, en el que se dividen las empresas entre la Monogamia y la Poligamia a la hora de usar metodologías ágiles.

Podríamos decir de una empresa monógama aquella que se sube a la ola de la transformación digital usando metodologías ágiles sin tener claro qué significa, sin un cambio en la gestión, sin un cambio de la estructura y sin entender lo que conlleva esta transformación siempre irán a contrapié y se centrarán en lo que hacen los demás sin pensar si esa metodología que están implantando les ayuda o en cambio, le está perjudicando. El problema recae cuando la empresa se adapta a la metodología, ya que hay que entender que algunos procesos nos ayudaran pero habrá otros que no se adapten a la forma de trabajar de nuestra organización. Y si queremos poner como ejemplo una de ellas, en mi opinión sería SCRUM, un marco de trabajo con unos procesos muy definidos y claros pero difícil de llevarlos a cabo si toda la organización no rema en la misma dirección.

En cambio, encontramos empresas polígamas comprometidas con su transformación, las que dedican tiempo a analizar tanto su organización como las demás, analizando el mercado, comprenden el cambio que conlleva pasar de una gestión tradicional al uso de metodologías ágiles. Por ese motivo, son organizaciones que se centran en analizar todas las opciones posibles y llegan a la conclusión, que según mi opinión es la acertada, de usar tantas metodologías ágiles como les convengan en sus procesos. Porque hay que entender, que para procesos creativos, procesos de ideación son mucho mejores metodologías como Design Thinking o Design Sprint, pero en cambio, para la gestión del desarrollo del propio producto/servicio usar Scrum hace la gestión mucho más sencilla pero siempre adaptandolas a los procesos de la empresa.

Y la conclusión a la que quiero llegar a la hora de clasificar las empresas entre la Monogamia y la Poligamia en el uso de metodologías ágiles, es la importancia que tiene analizar tanto la propia empresa como los procesos de trabajo ya que nos ayudará a elegir qué metodologías ágiles nos convienen y aquellos procesos que no, ya que usar algo solo porque es lo que hacen los demás o por no quedarse atrás, solo puede conllevar a que la gestión de los proyectos se vuelva mucho más complicada.

Y si hay alguna clave a la hora de utilizar metodologías ágiles, a mi modo de ver, es que siempre tenemos que lograr que la metodología se adapte a nuestra organización y no al revés.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *